En el día a día

En el día a día

Quizá una de las mejores formas de conocernos sea viviendo el día a día de la ciudad. Pasear es uno de los placeres que nos ofrece Donostia – San Sebastián, incluso cuando nos acompaña nuestro amigo el sirimiri. Paseando se puede llegar de una manera cómoda a la mayor parte de la ciudad y de esta forma recorrerla a una velocidad que nos permite apreciar sus detalles.

En todos los rincones te encontrarás con donostiarras, cuando pasees por entre sus tiendas, cuando decidas dar un paseo por la orilla de sus playas, cuando nos veas comprar los productos frescos de las caseras (se denomina así a las mujeres que trabajan en el medio rural) en la plaza. A la hora de comer o de cenar y si estás cerca de la parte vieja, podrás vernos en cuadrillas de amigos y amigas disfrutando de los “pintxos”, de la misma manera que si decides tomarte un respiro, puedes detenerte y sentarte a vernos pasar. Ver pasar a la gente es otra de las bonitas cosas que ofrece Donostia – San Sebastián, podrías sentarte en la terraza de un café, pero quizá decidas hacerlo en frente de alguna de sus playas, o en el puerto y así ver cómo entran y salen los barcos. Este es nuestro día a día, ¡que lo disfrutes!