En su historia

En su historia

Paseando por Donostia – San Sebastián podemos conocer gran parte de la historia de la ciudad y dejar volar la imaginación a cómo vivieron los donostiarras siglos atrás.

La historia de San Sebastián comienza como villa medieval fundada por el rey navarro Sancho el Sabio hacia 1180 en las cercanías del monasterio dedicado al santo del mismo nombre situado en el actual barrio de El Antiguo. Sin embargo, vamos a dar un salto hasta comienzos del siglo XIX (1813) donde tras varias guerras sufridas por la ciudad y ya en paz, se decide su reconstrucción. A mediados del mismo siglo, terminada la etapa como ciudad fortaleza y cumpliendo su función de capital de provincia, comienza su expansión derribando las antiguas murallas. A comienzos del siglo XX queda construida la parte de la ciudad que hoy conocemos como el centro de Donostia – San Sebastián, dotándola de su actual atractivo arquitectónico (sin tener en cuenta los edificios de la parte vieja).

Sin duda fue la reina María Cristina la que consolidó a San Sebastián como ciudad turística. Veraneó desde finales del siglo XIX hasta un año antes de su muerte en 1929. Es la Belle Époque donostiarra. De esta época datan la construcción del actual Ayuntamiento (inicialmente casino), la Catedral de Buen Pastor, el edificio de Correos (antigua Escuela de Arte y Oficios), el Centro Cultural Koldo Mitxelena (antiguo Instituto Peñaflorida), el Palacio de Miramar (donde residía la reina en sus estancias en la ciudad), el Teatro Victoria Eugenia, el Hotel María Cristina, las villas del Paseo de Francia (conocidas como "la pequeña Paris") o la estación del Norte.

A mediados del siglo XX comenzó el segundo y más importante proceso de ensanche de la ciudad hacía el sur, dando lugar al barrio de Amara. Dejando la ciudad aproximadamente como la conocemos hoy en día.